¿Qué es una Tisana?

Las tisanas son conocidas como bebidas calientes a base de agua las cuales contienen plantas dentro de su concentración, estas no tienen específicamente la presencia de la planta del té (camellia sinensis) o, en caso de tenerla se puede encontrar en un 20% o menos. Muchas de las tisanas son conocidas por los beneficios naturales que traen al cuerpo humano, trayendo bienestar y salud, ellas pueden variar en sus beneficios dependiendo de las plantas, frutos, cortezas, hojas, raíces o semillas que estén presentes en la realización de la tisana. Se pueden encontrar en diferentes concentraciones, todo con la idea de enfocarlas hacia un fin específico, ya sea analgésico, antiinflamatorio, antiespasmódico, antigripal, antihistamínico e incluso, para ayudar a regular el buen funcionamiento del cuerpo. La datación para el uso de las tisanas se remonta a los 3.000 a.C, época de los sumerios, quienes nos permitieron este conocimiento por medio de escritos en tablillas de arcilla. De esta misma manera, se reconoce que desde la antigüedad las plantas han sido utilizadas como fuente de alimento y salud, si bien ingerimos los frutos que la naturaleza nos brinda, en muchos casos sus hojas, corteza y semillas nos han servido para realizar ungüentos y bebidas curativas. El transmitir este conocimiento ha sido parte de la historia oral humana, de nuestra tradición como sociedad; en las sociedades ancestrales aquellos que han compartido de ese conocimiento han sido los chamanes o, sabios de estas comunidades, así mismo, estas prácticas se han mantenido y protegido a lo largo de la historia.

Beneficios de las Tisanas: Conoce todo con Tea Market

La naturaleza ha brindado muchas curas y remedios para cuidar y prevenir enfermedades en el cuerpo humano. Dentro de las tisanas esto no está exento, podemos encontrar que algunas son antioxidantes, antiinflamatorias o, pueden estar enfocadas en la pérdida de peso -claramente, llevando un estilo de vida saludable, complementándose con ejercicio y buena alimentación-, diuréticas, digestivas o, terapéuticas. Algunos de los componentes presentes en las tisanas es el anís, el cual ha sido utilizado como expectorante; la menta como antiespasmódica y antiséptica la cual calma las paredes estomacales y aceleran la digestión; la cola de caballo, ideal para las lesiones de la piel y la cicatrización; la valeriana, donde en esta podemos encontrar propiedades sedantes, adicional a esto, también ayuda a estabilizar el ritmo cardíaco y combate los estados nerviosos; la hierbabuena combate los dolores musculares y menstruales, favorece la digestión y abre el apetito. Estas son algunas de las plantas que podemos encontrar en las tisanas, las cuales ayudan a apaciguar dolencias en el cuerpo humano, nuestras tisanas varían dentro de sus ingredientes para brindar funcionalidad para el cuerpo humano.

Tipos de Tisanas: Conoce nuestras variedades

Nuestras tisanas son una exquisitez para el paladar, deleitan los sentidos y explotan en nuestro paladar una riqueza sensorial única. El hibiscus, proveniente de una planta originaria de zonas subtropicales y específicamente más concentrada en el continente de Asia, ha sido parte fundamental de nuestras tisanas frutales y todo esto se remonta a su importante función en el sistema digestivo del ser humano, ayuda a problemas como el estreñimiento y ayuda a la estimulación de las funciones hepáticas, también podemos agregar que ayuda a la estabilización del colesterol. Por otro lado, dentro de nuestras tisanas se pueden encontrar frutas como la papaya, la cual tiene altos niveles cicatrizantes y digestivos, el limón el cual aporta en gran medida vitamina C junto a la naranja, el mango con sus altos contenidos de fibra ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo, por último, los pétalos de rosa son ricos en taninos, glucósidos y pigmentos, estos han sido utilizados en altas medidas de concentración en las infusiones para ayudar a alivianar los dolores de garganta y, dolores estomacales, el escaramujo tiene grandes propiedades astringentes, antidiarreicas, diuréticas y antiinflamatorias. Por esto mismo, si hablamos de nuestras tisanas podemos decir que estas no son sólo una delicia, sino que también son una gran alternativa para cuidar de nuestros cuerpos y fomentar una prevención de enfermedades. Estos son los ingredientes de algunas de nuestras tisanas:

Tisana Arándanos y Cerezas

Mezcla de flor de hibiscus, manzanas, cerezas, arándanos, bayas de saúco y cáscaras de naranja.

Tisanas Fresa y Kiwi

Mezcla de manzana deshidratada, flor de hibiscus, escaramujos, kiwi y fresas deshidratadas.

Tisana Frutos Tropicales

Rooibos Verde, mango, papaya, cáscara de naranja, pétalos de rosa, sabor a naranja y maracuyá.

Tisana Frutos Rojos

Mezcla de flores de Hibiscus, grosellas negras, frambuesas y arándanos.

Tisana De Sandía Limón

Té verde orgánico, manzanas, flores de hibiscus, hojas de limón, jugo de limón, semillas de sandía.

te de sandia con amarenas

¿Cómo se preparan las tisanas?

Existen tres tipos de formas para crear una tisana: la decocción, la maceración y la infusión. Para cada tisana se tiene en cuenta la recolección y elección de la parte de la planta que se preparará para así escoger la técnica más correcta para realizarla. Para la decocción se prepara introduciendo la materia vegetal en un recipiente con agua hirviendo, así se dejará que se cueza a fuego moderado, el tiempo habitual suelen ser 3 minutos, sin embargo, todo esto depende de las tipologías de plantas que se tienen en la tisana; la maceración es la segunda forma utilizada, en esta se sumerge la planta en agua durante cierto período de tiempo y con ella, se utiliza luego el líquido de la maceración; por último, encontramos el método de infusión, este lo podemos aplicar a las plantas cuyos principios activos podrían modificarse con la ebullición del agua, el líquido se vierte sobre la planta en un infusor y se deja reposar en esta unos minutos en un recipiente tapado, todo dependiendo de un tiempo estimado para evitar la oxidación de las plantas o una quema de ellas, buscando mantener sus sustancias puras y evitando que estas boten toxinas que no queremos, o en su defecto, evitando amargura en la bebida. Recordemos que la temperatura estimada de nuestras tisanas es de 85-95 °C.

Ir arriba